En los últimos meses, el presidente de ACS, Florentino Pérez, anda mucho más preocupado de lo que en él es habitual. Y no precisamente porque elMinisterio de Fomento haya reducido drásticamente la contratación de nuevas obras en España, ni por el retraso de las distintas administraciones en el pago de las facturas o por el hecho de que su filial alemana Hochtief vaya a ganar en 2012 la mitad de lo previsto

[…]

Los cálculos optimistas hechos otrora sobre una hoja de excel ya no cuadran y los bancos, sobre todo los extranjeros, exigen condiciones draconianas para renovar los créditos. «Las ventas de ACS en Iberdrola o de Sacyr en Repsol, ambas con minusvalías millonarias, demuestran que las entidades financieras ya no están por la labor de refinanciar las deudas», afirma Daniel Galván, director en el banco de inversión GBS Finance.